A la Virgen del Amparo

En la Comunión General de la Hermandad. Enrique Gómez Millán. 9 de noviembre de 1930.

 

11703038_10153407901088798_3638896224904188133_n

Hoguera de amores, bendita Señora,

tus ojos divinos encienden en mí

y llenan i alma pobre y pecadora

de dulce ventura, que es luz de una aurora

que solo es del cielo, que solo es de ti.

Henchido mi pecho de ese amor sagrado,

yo llego a tus plantas lleno de ilusión,

y al ver que a tus plantas yo estoy humillado,

tú entonces, ¡Oh Reina! a tu Niño has rogado

que llene mi vida de paz y perdón.

Que baje del cielo, que en pan convertido

mi alma la invada, la llene de luz…;

que el llanto que el hombre que peca ha vertido

es tierno homenaje de amores rendido

al Dios humanado, que muere en la Cruz.

Yo soy muy dichoso ¡Virgen del Amparo!

pues tengo en mi pecho a mi Redentor.

Tú fuiste ¡Oh Virgen! mi encanto y mi faro

que guió mi vida con destello claro

y me diste ¡Madre! Al Dios del Amor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR